Como elegir la base adecuada

COMO ELEGIR LA BASE ADECUADA

Ya hemos hablado de la importancia que tienen las bases en nuestro maquillaje. Es tal la variedad de colores y texturas que hay en el mercado, que no será difícil encontrar una espacial para ti. Sólo debes tener un poco de paciencia hasta dar con la apropiada.
Como regla general y para empezar, debes tener en cuenta algo muy simple:

Si tu piel es grasa, no elijas una base cremosa. Las que son al agua o compactas en polvo, serán las que mejor se adapten a tu cutis.

Por el contrario, si tu piel es seca, una base cremosa la suavizará y disimulará las líneas o arrugas si las tuviera. Una base seca sobre una piel seca, sólo conseguirá resquebrajarla.

Muchas veces creemos que la marca de base que acostumbrábamos a usar ha cambiado su fórmula porque al aplicarla, ya no se ve de la misma manera, cuando quizá sea tu piel la que ha sufrido cambios sin que tú los notaras.

Si vienes usando la misma marca de base desde hace años, asegúrate de que siga siendo la más apropiada. Con los años, las pieles van cambiando no tanto en su color, pero sí en humedad y textura y estos cambios deben ser tenidos en cuenta. Con los años, otro cambio muy común, es la aparición de manchas, que con otro tipo de base pueden ser disimuladas.

Si es posible, prueba la base antes de adquirirla.

A continuación encontrarás una descripción de los distintos tipos de base que te permitirán elegirla como si fueras una experta.

EMULSIONES HIDRATANTES CON COLOR

Este cosmético, puede ser considerado como na crema humectante o como una base muy liviana. Si nombre lo dice todo. Las emulsiones hidratantes con color, son uno de los productos más novedosos del momento. Humectan y protegen mientras dan un tono y luminosidad especial a la piel.

Es recomendado para pieles sin problemas que quieran agregar color conjuntamente con la humectación.

No tiene la capacidad cubritiva del resto de las bases, por lo tanto no son recomendadas para pieles con cambios muy bruscos de color en el rostro.

Se presentan en varios tonos. Son prácticos para usar con los primeros soles de la temporada ya que realzarán el color que hayamos adquirido con nuestras primeras exposiciones.

Por su fluidez se aplica con la yema de los dedos. Si fuera necesario, se empareja con una esponjita apenas humedecida.

MOUSSE

Esta es una base bastante ligera, de textura muy fina y suave, que permitirá que tu rostro se vea fresco y muy luminoso durante todo el día. Es de mediano poder cubritivo. Para una mayor cobertura, deberás repetir la operación con la ventaja de que debido a su consistencia no se verá “pesado”.

Es recomendable ara cutis mixtos, normales y secos de todas las edades. Es ideal para pieles mayores por su fina textura, su poder de humectación y su elasticidad.

Como utilizarla: Agitar el envase (como lo haríamos con cualquier mousse para el pelo) y colocar una pequeña cantidad en el dorso de nuestra mano, usándola como paleta, sobre todo en este caso, ya que nos permitirá medir la cantidad que vayamos a usar. Se aplica con una esponja ligeramente humedecida.

FLUIDAS O LIQUIDAS

Son las más solicitadas debido a su textura y acabado mate. Existe una para cada tipo de piel, desde el más seco al más graso. Esto va a depender y variar según la marca.

Son excelentes para uso diario ya que dan a la piel un tono uniforme y una aterciopelada textura.

Su consistencia varía entre una y otra. Las hay a base de agua, libre de aceite, pero con un aspecto cremoso, son las elegidas para el cutis graso ya que cubren sin dejar brillo. Para cutis normales y secos, encontrarás bases fluidas ricas en elementos anti-deshidratantes con agregado de suavizantes y emolientes como aceite de germen de trigo, lecitina de soja o colágeno que además de cuidar tu piel, la dejarán fresca y con una agradable sensación de bienestar.

Lo más novedoso, en algunas marcas, es el agregado de polvo de seda natural que deja la tez sutilmente empolvada agregándole luminosidad.

Las bases fluidas con un alto contenido de aceite son recomendadas para pieles muy secas o temporariamente secas.

Generalmente son muy cubritivas y más duraderas que las formuladas a base de agua. Están “absolutamente prohibidas” en pieles muy grasas, ya que sólo provocarán la aparición de nuevos granitos.

Se aplican con una esponja humedecida.

Dentro de las bases fluidas, podemos incluir las bases medicadas, especialmente para pieles con acné, éstas generalmente tienen mayor cantidad de agua que las otras. En este caso, antes de aplicarla, pasa un algodón embebido en tónico por el rostro para quitar tu exceso natural de aceite.

Al igual que el resto, se aplica con una esponja con ligeros golpecitos para no irritar la piel. Es importantísimo que laves muy bien la esponja con agua y jabón y la seques antes de guardarla.

CREMOSA

Las bases cremosas son especiales para cutis secos ya que tienen un alto contenido de hidratantes que protegen y humectan hasta las pieles más sensibles.

Poseen un alto poder cubritivo, que te permitirán disimular marcas, manchas o líneas de expresión.

Hay que prestar especial atención cuando hay arrugas pronunciadas, ya que si la base es muy espesa, sólo taparán y disimularán la arruga temporariamente para luego remarcarla formando un surco. Para estos casos, se recomiendan las bases cremosas más livianas.

Lo mismo ocurre con las pieles muy deshidratadas que parecen “escamadas. Una base más fluída las suavizará haciéndolas menos evidentes.

Se las puede dividir en tres grupos según su presentación: Las que son:

EN POMO

Casi podrían ser consideradas bases fluídas. Se aplican con una esponja ligeramente humedecida.

EN BARRA

Se pueden aplicar directamente sobre la cara en puntos precisos e ir esparciendo con una esponja seca; o retirar del envase con la esponja y luego aplicar sobre el rostro.
Al igual que los lápices labiales, conviene no hacer sobresalir demasiado la barrita de su envase para evitar que se quiebre y deben ser guardados en lugares con temperatura normal para que no se derritan.
A veces, dejamos nuestras carteras o bolsos al sol o guardamos los cosméticos en un placard cercano a algún caño de agua caliente o calefacción.

COMPACTA EN CREMA

Se presentan en estuches que generalmente traen una esponja de latex. Se aplica sobre el rostro con una esponja seca difuminando bien el producto hasta que quede imperceptible. Si hubiera zonas más difíciles, insistir con pequeños golpecitos.
Dejan el rostro terso y luminoso.

BASES AL AGUA

Estas bases, a simple vista, pueden parecer un polvo compacto. Al tocarlas, son totalmente secas.

Se aplican con una esponja ligeramente humedecida o incluso seca. Esto dependerá del efecto que queramos dar. Funcionan como si fueran acuarelas.

Son muy cubritivas y usadas generalmente por pieles grasas por su textura y acabado mate.

Son una nueva versión del “pancake” pero con propiedades humectantes.

Con este tipo de bases se pueden lograr muy buenos esfumados. Podremos maquillar cuellos y escotes sin problemas, porque es más difícil que marchen.

En pieles normales y mixtas, también tienen una muy buena adaptación. No así con las pieles secas porque pueden llegar a cuartearse.

Las bases al agua, son muy utilizadas en sesiones de fotos y filmaciones por ser muy resistentes al calor de las luces. Debido a su textura seca, absorben el más mínimo sudor. Por estas mismas razones, muchos maquillajes de novia se realizan con este tipo de base.

Si a medida que pasan las horas, sientes la cara tirante, o notas que en alguna zona se ha resquebrajado, vuelve a pasar una esponjita apenas humedecida, sin base, por los lugares que creas necesario y quedarán nuevamente espléndidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>